Over 10 years we helping companies reach their financial and branding goals. Onum is a values-driven SEO agency dedicated.

CONTACTS
Oracle

¿Cómo cargar archivo datos en tabla con Oracle SQL Loader?

En este tutorial aprenderás cómo utilizar la herramienta Oracle SQL*Loader para cargar datos de un archivo plano en una tabla de la base de datos. SQL*Loader es una herramienta muy útil que permite importar datos desde un archivo externo a una tabla de la base de datos Oracle, facilitando así la carga masiva de información de manera eficiente y segura.

SQL*Loader tiene la capacidad de analizar diferentes formatos de archivo delimitados como CSV, tabulaciones y tuberías, lo que hace que sea muy versátil y adaptable a las diferentes necesidades de los usuarios. Esto significa que no importa en qué formato estén los datos en el archivo de entrada, SQL*Loader es capaz de entenderlo y cargarlo en la tabla correspondiente de la base de datos.

Además de su flexibilidad en cuanto a formatos de archivo, SQL*Loader ofrece tres métodos diferentes para cargar los datos. El primero es el método convencional, que consiste en construir sentencias INSERT basadas en una especificación predefinida y luego ejecutarlas para insertar los datos en la base de datos.

El segundo método es el camino directo, utilizando el cual SQL*Loader crea bloques de datos en el formato de bloque de la base de datos Oracle directamente desde el archivo y los escribe directamente en la base de datos. Este método es particularmente útil cuando se tienen grandes volúmenes de datos a cargar, ya que es muy eficiente en términos de rendimiento.

El tercer método es la carga de tablas externas, que implica crear una tabla externa para los datos almacenados en el archivo y luego ejecutar sentencias INSERT para insertar los datos en la tabla de destino. Este método es especialmente útil cuando se necesita procesar los datos antes de ser insertados en la tabla, ya que permite realizar las transformaciones necesarias utilizando SQL estándar.

Para poder utilizar SQL*Loader, se requieren al menos tres archivos: el archivo de datos de entrada que contiene los datos delimitados o en bruto, el archivo de parámetros que almacena la ubicación de los archivos de entrada y salida, y el archivo de control que contiene la especificación sobre cómo se deben cargar los datos.

Una vez que se tienen estos tres archivos, se puede ejecutar el comando sqlldr desde la línea de comandos en Windows o desde el Terminal en GNU/Linux. Este comando permite especificar los archivos necesarios y otros parámetros adicionales, como el nombre de la tabla de destino y acciones a realizar en caso de errores durante la carga.

A continuación, se presenta un ejemplo práctico de cómo utilizar la herramienta SQL*Loader para cargar datos de correo electrónico en formato CSV en una tabla de la base de datos. Primero, se creará una nueva tabla en la base de datos para almacenar los datos de correo electrónico obtenidos del archivo de entrada. Luego, se ejecutará el programa SQL*Loader desde el directorio en el que se almacenan los archivos utilizando el comando sqlldr. Después de cargar los datos, se puede verificar el contenido de la tabla de correos electrónicos y revisar el archivo de registro generado para obtener más información sobre la carga realizada.

El uso de SQL*Loader es una excelente opción para cargar datos de archivos planos en tablas de la base de datos Oracle. Con su capacidad para analizar distintos formatos de archivo, su eficiencia en la carga masiva de información y sus diferentes métodos de carga, SQL*Loader se convierte en una herramienta indispensable para los profesionales que necesitan importar datos de manera rápida y confiable en sus proyectos con Oracle.

¿Qué es Oracle SQL*Loader?

Oracle SQL*Loader es una herramienta de línea de comandos que forma parte de Oracle Database. Su objetivo principal es permitir la carga eficiente y masiva de datos desde archivos externos a tablas de la base de datos Oracle. SQL*Loader es especialmente útil cuando se necesita importar grandes volúmenes de datos de manera automatizada.

Esta herramienta es muy flexible y puede manejar una variedad de formatos de archivo, incluyendo archivos delimitados como CSV, tabulaciones y tuberías. SQL*Loader puede analizar el archivo de entrada y cargar los datos en la tabla correspondiente, sin importar el formato en el que se encuentren los datos.

SQL*Loader ofrece varios métodos de carga de datos. El método convencional construye sentencias INSERT basadas en una especificación predefinida y las ejecuta. Esto significa que SQL*Loader creará instrucciones SQL individuales para cada fila de datos en el archivo de entrada y las ejecutará para insertar los datos en la tabla de destino.

Recomendado:  ¿Fundamentos de Oracle y SQL en Oracle | Oracle Basics?

El camino directo, por otro lado, aprovecha las capacidades internas de la base de datos Oracle para cargar datos de manera muy eficiente. En lugar de construir sentencias INSERT individuales, SQL*Loader crea bloques de datos en el formato de bloque de la base de datos Oracle directamente desde el archivo de entrada. Esto permite una carga más rápida y eficiente de grandes volúmenes de datos.

Finalmente, la carga de tablas externas es un método que implica crear una tabla externa para los datos almacenados en el archivo. Luego, se ejecutan sentencias INSERT para insertar los datos en la tabla de destino. Este método es especialmente útil cuando se necesita realizar transformaciones o procesamiento adicional en los datos antes de su inserción en la tabla final.

Oracle SQL*Loader es una herramienta potente y versátil que permite la carga fácil y eficiente de datos desde archivos externos a tablas de la base de datos Oracle. Con su capacidad para manejar diferentes formatos de archivo y sus diferentes métodos de carga, SQL*Loader se convierte en una herramienta esencial para los profesionales que necesitan importar grandes volúmenes de datos en sus proyectos con Oracle Database.

Métodos de carga de datos en Oracle SQL*Loader

Oracle SQL Loader ofrece tres métodos diferentes para cargar datos desde un archivo externo a una tabla de base de datos. Estos métodos son los siguientes:

1. Método convencional: Este método de carga es el más común y básico. En este método, SQL Loader crea sentencias INSERT basadas en una especificación predefinida y luego las ejecuta para insertar los datos en la tabla de destino. Los datos en el archivo de entrada se tratan como datos brutos y se insertan directamente en la tabla sin ninguna transformación o validación adicional.

Este método es útil cuando se necesita una carga simple de datos sin ninguna manipulación adicional. Sin embargo, puede volverse lento cuando se trata de grandes volúmenes de datos, ya que genera una sentencia INSERT individual para cada fila de datos del archivo de entrada.

2. Método de carga directa: Este método es altamente eficiente para cargar grandes volúmenes de datos. En lugar de construir sentencias INSERT individuales, SQL Loader crea bloques de datos en el formato de bloque de la base de datos Oracle directamente desde el archivo de entrada. Estos bloques de datos se escriben directamente en la base de datos, lo que reduce la sobrecarga y mejora el rendimiento de la carga.

El método de carga directa tiene algunas restricciones, como la falta de disparadores de base de datos activados y la necesidad de acceso a nivel de bloque para leer y escribir datos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, este método ofrece una carga mucho más rápida y eficiente en comparación con el método convencional.

3. Carga de tablas externas: Este método implica crear una tabla externa para los datos almacenados en el archivo de entrada. La tabla externa define la estructura y ubicación del archivo de entrada, y luego se ejecutan sentencias INSERT para insertar los datos en la tabla de destino.

La carga de tablas externas es útil cuando se necesitan realizar transformaciones o validaciones adicionales en los datos antes de su inserción en la base de datos. La tabla externa proporciona una capa adicional de flexibilidad y control sobre el proceso de carga, ya que se puede utilizar SQL estándar para realizar cualquier manipulación necesaria antes de insertar los datos en la tabla final.

Oracle SQL Loader ofrece diferentes métodos de carga de datos para adaptarse a diferentes necesidades y escenarios. Tanto el método convencional como la carga directa son eficientes en situaciones específicas, mientras que la carga de tablas externas brinda flexibilidad adicional para manipular y validar los datos antes de la inserción. La elección del método dependerá de los requisitos específicos del proyecto y los volúmenes de datos a cargar.

Archivos necesarios para utilizar SQL*Loader

Para utilizar SQL*Loader, se requieren al menos tres archivos diferentes. Estos archivos son esenciales para configurar y realizar la carga de datos correctamente. A continuación, se describen cada uno de los archivos necesarios:

1. Archivo de datos de entrada: Este archivo contiene los datos que se cargarán en la tabla de la base de datos. Puede ser un archivo delimitado, como un archivo CSV, donde cada campo está separado por un carácter específico, como una coma o un tabulador. También puede ser un archivo en bruto, donde los datos no están estructurados y el delimitador debe ser especificado en el archivo de control.

Recomendado:  ¿Cómo usar la función Oracle ASCII? | Oracle ASCII Function

2. Archivo de parámetros: Este archivo contiene información importante sobre la ubicación de los archivos de entrada y salida, así como otros parámetros necesarios para la carga de datos. Algunos de los parámetros comunes en este archivo incluyen el nombre y la ubicación del archivo de datos de entrada, el nombre y la ubicación del archivo de registro que guarda información sobre la carga, y otros atributos de configuración necesarios.

3. Archivo de control: El archivo de control es uno de los componentes más importantes para utilizar SQL*Loader. Este archivo contiene la especificación de cómo se deben cargar los datos y qué estructura tiene la tabla de destino en la base de datos. En el archivo de control se pueden definir cosas como el nombre y la ubicación de la tabla de destino, la estructura de los campos, los delimitadores utilizados en el archivo de entrada y las transformaciones o validaciones adicionales a realizar durante la carga.

Estos tres archivos son esenciales para configurar y ejecutar SQL*Loader correctamente. Sin el archivo de datos de entrada, no hay datos que cargar. Sin el archivo de parámetros, SQL*Loader no puede localizar los archivos necesarios para la carga. Y sin el archivo de control, SQL*Loader no tiene información sobre cómo interpretar y cargar los datos desde el archivo de entrada a la tabla de destino.

Una vez que se tienen los tres archivos configurados correctamente, es posible ejecutar el comando sqlldr desde la línea de comandos en Windows o desde el Terminal en GNU/Linux, especificando los archivos necesarios y otros parámetros adicionales requeridos.

Los archivos necesarios para utilizar SQL*Loader son el archivo de datos de entrada, el archivo de parámetros y el archivo de control. Estos archivos son fundamentales para configurar y realizar la carga de datos correctamente, proporcionando la información necesaria sobre los datos, la ubicación de los archivos y la especificación de la tabla de destino en la base de datos.

Proceso para cargar datos en una tabla con SQL*Loader

Para cargar datos en una tabla de la base de datos utilizando SQL*Loader, se deben seguir estos pasos:

Paso 1: Preparar los archivos: Antes de comenzar la carga, asegúrate de tener los tres archivos necesarios: el archivo de datos de entrada, el archivo de parámetros y el archivo de control. El archivo de datos debe contener los datos que deseas cargar, el archivo de parámetros debe especificar la ubicación de los archivos de entrada y salida, y el archivo de control debe definir cómo se deben cargar los datos en la tabla de destino.

Paso 2: Crear la tabla de destino: Si la tabla de destino aún no existe en la base de datos, deberás crearla antes de cargar los datos. Utiliza el lenguaje SQL para crear la tabla con la estructura adecuada y los tipos de datos correspondientes a los campos de los datos que deseas cargar.

Paso 3: Ejecutar SQL*Loader: Abre una ventana de comandos en Windows o Terminal en GNU/Linux y navega hasta el directorio donde se encuentran los archivos necesarios. Luego, ejecuta el comando sqlldr seguido de los parámetros necesarios, como el nombre del archivo de control, el nombre del archivo de parámetros y otros ajustes opcionales según sea necesario.

Paso 4: Revisar los resultados: Una vez que se haya completado la carga, SQL*Loader generará un archivo de registro que contiene información sobre el proceso de carga. Verifica este archivo para obtener detalles sobre la carga, como el número de filas cargadas con éxito, filas rechazadas debido a errores, entre otros. También puedes consultar la tabla de destino en la base de datos para verificar que los datos se hayan cargado correctamente.

Paso 5: Realizar ajustes y pruebas adicionales: Si los resultados no son los esperados o si se encuentran errores durante la carga, es posible que debas realizar ajustes en los archivos de control o en la estructura de la tabla de destino. Realiza pruebas adicionales y ajustes según sea necesario para obtener los resultados deseados.

El proceso para cargar datos en una tabla con SQL*Loader implica la preparación de archivos necesarios, la creación de la tabla de destino, la ejecución del comando sqlldr con los parámetros adecuados, y la revisión de los resultados y ajustes adicionales según sea necesario. SQL*Loader brinda una herramienta poderosa y flexible para realizar cargas masivas de datos de manera eficiente y segura en Oracle Database.

Recomendado:  The Essential Guide to Oracle CHAR Data Type | Examples

Ejemplo práctico: Cargando datos de correo electrónico en formato CSV

A continuación, se presenta un ejemplo práctico de cómo utilizar SQL*Loader para cargar datos de correo electrónico en formato CSV en una tabla de la base de datos:

Paso 1: Crear la tabla de destino: Primero, se debe crear una tabla en la base de datos para almacenar los datos de correo electrónico. Aquí está un ejemplo de cómo se podría definir la estructura de la tabla:

CREATE TABLE correo_electronico (
  id INT,
  remitente VARCHAR2(100),
  destinatario VARCHAR2(100),
  asunto VARCHAR2(200)
);

Paso 2: Preparar los archivos: A continuación, se deben preparar los archivos necesarios. El archivo de datos de entrada debe contener los datos en formato CSV, donde cada campo está separado por una coma. Aquí está un ejemplo del contenido del archivo:

1,john@example.com,emma@example.com,Reunión de proyecto
2,sarah@example.com,david@example.com,Nueva oferta laboral
3,lisa@example.com,robert@example.com,Actualización de la reunión

El archivo de parámetros debe especificar la ubicación del archivo de datos de entrada y el archivo de control. Por ejemplo:

data='datos_correo.csv'
control='control_correo.ctl'

El archivo de control especifica cómo se deben cargar los datos en la tabla de destino. Aquí está un ejemplo de cómo podría verse el contenido del archivo de control:

LOAD DATA
INFILE 'datos_correo.csv'
INTO TABLE correo_electronico
FIELDS TERMINATED BY ','
(ID, remitente, destinatario, asunto)

Paso 3: Ejecutar SQL*Loader: Abre una ventana de comandos en Windows o Terminal en GNU/Linux y navega hasta el directorio donde se encuentran los archivos necesarios. Luego, ejecuta el siguiente comando:

sqlldr parfile=parametros.par

Esto ejecutará SQL*Loader utilizando los archivos preparados y cargar los datos de correo electrónico en la tabla de destino.

Paso 4: Verificar los resultados: Una vez que se haya completado la carga, se puede verificar el contenido de la tabla correo_electronico en la base de datos para asegurarse de que los datos se hayan cargado correctamente. Además, revisa el archivo de registro generado por SQL*Loader para obtener más información sobre la carga realizada y posibles errores.

Este ejemplo muestra cómo usar SQL*Loader para cargar datos de correo electrónico en formato CSV en una tabla de la base de datos. Sin embargo, ten en cuenta que puedes ajustar la estructura de la tabla y los archivos de control según tus necesidades específicas.

Recuerda que la configuración y ejecución de SQL*Loader puede variar según el entorno y la versión de Oracle Database utilizada. Consulta la documentación oficial de Oracle para obtener información más detallada sobre cómo configurar y utilizar SQL*Loader correctamente.

Verificación de los datos cargados

Después de cargar los datos utilizando SQL*Loader, es importante verificar que los datos se hayan cargado correctamente en la tabla de destino. Aquí hay algunos métodos para realizar esta verificación:

1. Consulta SQL: Puedes utilizar consultas SQL para verificar el contenido de la tabla de destino. Por ejemplo, puedes ejecutar una consulta como esta:

SELECT * FROM correo_electronico;

Esto mostrará todos los registros en la tabla correo_electronico, lo que te permitirá examinar los datos cargados y confirmar que se hayan insertado correctamente.

2. Filtrar por un campo específico: Si solo deseas ver los registros que cumplan con ciertos criterios, puedes utilizar una cláusula WHERE en tu consulta SQL. Por ejemplo, puedes buscar todos los correos electrónicos enviados por un remitente en particular:

SELECT * FROM correo_electronico WHERE remitente = 'john@example.com';

Esto mostrará solo los registros de correo electrónico que han sido enviados por ‘john@example.com’.

3. Verificación de recuento de filas: Puedes verificar el número de filas cargadas comparándolo con el número esperado. Utiliza una consulta SQL para contar las filas en la tabla de destino:

SELECT COUNT(*) FROM correo_electronico;

Compara este recuento con el número de filas esperadas según el archivo de datos de entrada para asegurarte de que todas las filas se hayan cargado correctamente.

4. Revisión del archivo de registro: SQL*Loader genera un archivo de registro que contiene información detallada sobre el proceso de carga. Puedes revisar este archivo para buscar cualquier advertencia o error que pueda haber ocurrido durante la carga. El archivo de registro suele tener una extensión «.log» y debe estar ubicado en el directorio especificado en el archivo de parámetros.

Estos métodos te ayudarán a verificar el contenido de la tabla de destino y asegurarte de que los datos hayan sido cargados correctamente. Si encuentras algún problema o discrepancia, será necesario investigar y corregir cualquier error en los pasos de preparación o configuración de SQL*Loader.

Recuerda que los comandos y consultas mencionados pueden variar según la configuración y la versión de Oracle Database utilizada. Consulta la documentación oficial de Oracle para obtener información más detallada sobre cómo realizar consultas y verificar los datos cargados en tu entorno específico.

Autor

osceda@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *